16.9 C
Misiones
sábado, 24 febrero, 2024

Los daños de la sequía no perdonan a nadie: sufren las reservas del Central y también las gomerías y parrillas ruteras

Faltarán 20.000 millones de dólares, como mínimo, y el impacto de ese golpe se sentirá de un extremo a otro de la economía argentina.

Los cálculos de hoy, que pueden empeorar mañana, dicen que la sequía le negará este año a la economía argentina unos 20.000 millones de dólares. El golpe se puede medir en lo que le recorta al PBI -entre dos y tres puntos porcentuales- en las reservas que no logrará acumular el Banco Central, o en los dólares que no podrán comprar los importadores, por ejemplo.

Hasta ahí lo que podría mirarse bajo la lupa “macro”. La falta de dólares también le hará más difícil la tarea al Banco Central para muñequear la suba del tipo de cambio oficial, y también las operaciones de compra y venta de bonos para “pisar” los precios de los dólares financieros.

Desde ya, se complica el panorama para los numerosos servicios que acompañan la cosecha. Así, por ejemplo, se calcula que si se pierden 40 millones de toneladas de granos, como se proyecta, habrá 1,2 millón de viajes de camiones menos. Acá pierden el chofer del camión, el dueño del camión, las parrillas ruteras, los hoteles, las estaciones de servicio, los talleres mecánicos.

También las empresas constructoras que tendrán menos demanda para mejorar instalaciones de empresas pero también del que quería mejorar su vivienda, tal vez agregando una pileta.

También pierden los restaurantes, las gomerías, los proveedores que venden todo tipo de insumos, los fabricantes de maquinaria agrícola.

El fisco pierde y la recaudación por retenciones se caerá como un piano, pero igual se quedará con el 30% de la cosecha. Y encima pagará dólares al tipo de cambio oficial, aunque es verdad que todo el mundo espera que aparezca el dólar soja 3 en cualquier momento. Hoy, por ejemplo, la tonelada en Chicago se paga 558 dólares y en Rosario 90.000 pesos, equivalentes a US$ 236. La diferencia entre Chicago y Rosario: la brecha y las retenciones.

Podría decirse que los productores locales están en Alemania Oriental y los brasileños, paraguayos y uruguayos, del otro lado del Muro de Berlín (el río Uruguay, para simplificar) gozan de plena libertad para hacerse del precio lleno.

Contra esa realidad, los diferentes planes de auxilio que va sacando el Gobierno son apenas un analgésico.

En al año electoral, los candidatos de la oposición ya hicieron saber a la dirigencia del agro que ni sueñen con recibir el beneficio de una rebaja de retenciones en el inicio del próximo Gobierno, si es que cambia el signo político. Las necesidades fiscales son tan grandes que no hay espacio para un alivio fiscal inmediato.

Aunque nadie lo diga, lo que sí cabría esperar es un salto cambiario del dólar oficial importante. 

Tal vez la nota optimista es que empezó a decirse que el fenómeno de La Niña estaría llegando a su fin. A algo hay que aferrarse. Pero el daño ya está hecho.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS