17.8 C
Misiones
viernes, 23 febrero, 2024

Caso Vialidad: ahora empieza una espiral de apelaciones y la resolución clave de la Casación Federal

En una semana, los condenados y el fiscal deben presentar sus contraargumentos a la sentencia del TOF 2.

Cada una de las mil seiscientas dieciséis páginas en las que se despliegan los fundamentos del Tribunal Oral Federal 2 para justificar la condena de Cristina Kirchner, su socio Lázaro Báez, su empleado José López y ex funcionarios nacionales y provinciales por corrupción en la obra pública comenzaron a ser escrutadas al derecho y al revés por el equipo de abogados de la vice, que dirige Carlos Beraldi. A ellos les será difícil hallar hendijas para pelear en la apelación de la sentencia ante la Cámara Federal de Casación Penal.

El Código Procesal Penal marca el camino: a partir de hoy, los condenados tienen siete días hábiles para presentarse ante la Casación con las apelaciones que pretendan discutir la sentencia. El fiscal Diego Luciani y su equipo ya anunciaron que también van a hacerlo.

Ese trámite recién puede activarse ahora, porque lo que se discute no es el monto de una condena -tanto en años de cárcel como en devolución de dinero o embargos, por ejemplo- sino los motivos y argumentos que consideraron los jueces para luego establecer aquellas penas.

La burocracia judicial anunciará primero que la Sala IV de la Casación Federal revisará la sentencia del TOF2, y entonces llegarán las primeras objeciones que retrasan todo el procedimiento. Por ejemplo, el doctor Beraldi ya anticipó que recusará al juez Mariano Borinsky, a quien denunció por sus visitas a la Quinta de Olivos durante la presidencia de Mauricio Macri. Vueltas del destino: Borinsky le regaló a Cristina un sorbo de agua en el desierto, con su voto en el caso de lavado con la Ruta del Dinero K.

El camarista -con varias resoluciones que disgustaron al kirchnerismo en los últimos años- desvinculó el megafraude en la obra pública explicado este jueves con detalles como origen de la plata que Lázaro Báez lavó en Suiza y otros destinos. ¿Por qué eso haría sonreír a la vicepresidenta? Porque la Casación también debe resolver si reabre el expediente por lavado con las empresas Hotesur y Los Sauces, hermanadas al expediente Vialidad -también a la Ruta del Dinero K- como dos gemelos en el vientre materno.Si la corrupción en los contratos de Santa Cruz no causó el dinero que luego lavó Lázaro, es lícito que Cristina tenga la esperanza de que para ella tampoco reconozcan esa conexión.

Las pruebas, copiosas, dicen lo contrario. Este mismo jueves, los jueces Giménez Uriburu, Gorini y Basso dijeron y reiteraron en varios tramos de sus fundamentos que la plata que se le robaba al Estado con Austral Construcciones terminaba en los bolsillo de Báez y también de Néstor y Cristina Kirchner. Kryptonita para la vice.

Sigamos con la diligencia de las apelaciones: una vez consolidada la integración de la Sala IV de Casación para este caso, el tribunal deberá fijar audiencias para conocer los argumentos ampliados de las defensas y de la fiscalía. Sólo entonces comenzará a analizar la sentencia apelada para decidir si confirma, rechaza o modifica algún término de esa resolución. En la fantasía de los libros, hay veinte días hábiles de plazo para hacerlo. En el mundo real, de ningún modo eso ocurrirá este año.

Decíamos, la contundencia y detalle de los fundamentos del TOF 2 desafiarán al extremo la capacidad y la imaginación del doctor Beraldi, que tendría que contraargumentar con la misma solidez para alimentar alguna esperanza. Es muy difícil, y aún más con la sanata del lawfare y la persecución política fuera de la mesa.

El fiscal Luciani también tiene un desafío: que la minoritaria visión del juez Basso respecto de la responsabilidad de Cristina como jefa de una asociación ilícita se convierta en mayoría en la Casación.

Los jueces Rodríguez Uriburu y Gorini señalaron que no se detectaba la voluntad manifiesta de cometer distintos delitos, y que si se tuviera en cuenta el posterior lavado, en Hotesur y Vialidad sólo están acusados en común Cristina y Lázaro: para acreditar una asociación ilícita hacen falta al menos tres personas. En verdad, hay una tercera que también fue acusada en ambos expedientes, pero que no pudo ser juzgada: Néstor Kirchner

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS