17.8 C
Misiones
viernes, 19 abril, 2024

De jugar al Football Manager a dirigir en la liga de Francia: la increíble historia del entrenador que amargó al PSG de Messi, Neymar y Mbappé

William Still, el DT del Stade Reims, tiene 30 años y no hizo una carrera como futbolista pero, gracias al Football Manager, llegó a dirigir en la Ligue 1. Ahora, sueña con saltar a Inglaterra.

Conocer las propias limitaciones es una de las claves para triunfar en cualquier ámbito de la vida. Es decir, entender en qué uno es bueno, en qué no y concentrarse en hacer todo lo posible para potenciar esas virtudes y ocultar los defectos. William Still lo entendió claramente.

​El entrenador del Stade de Reims, que este domingo empató sobre la hora ante el poderoso París Saint Germain de Messi, Neymar y Mbappe, es un apasionado por el fútbol, pero hubo un momento en que se dio cuenta que no iba a lograr convertirse en futbolista profesional. No tenía las condiciones. “Había recorrido un largo camino hasta que me di cuenta que nunca iba a triunfar como jugador”, ​contó en una entrevista con The Coaches Voice.

Soñaba con sentir la adrenalina de una cancha llena, entonces tomó el otro camino posible para conseguirlo: ser director técnico. Ya lo era cuando jugaba al Football Manager, el clásico videojuego que atrapó a millones de futboleros en el mundo, y ahora quería llevarlo a la realidad.

El PSG de Galtier y el Reims de Will Still empataron 1-1 en el Parque de los Príncipes. AFP/Geoffroy Van Der Hasselt. Es inglés, sus padres son ingleses y fue a la universidad en Inglaterra, pero nació y se crió en Bélgica. Su primera experiencia como DT fue en la academia del Preston North End y quedó enamorado. “Fue fantástico. Ya había entrenado antes, con mi hermano en Bélgica, pero nada a este nivel. ‘¡Estos chicos son buenos de verdad!’ pensé. Después de aquello, supe que entrenar era lo que quería hacer”, detalla.

Al volver a Bélgica, salió a buscar una oportunidad. No había sido futbolista ni tenía recorrido como entrenador, por eso debía abrirse él mismo los caminos. Como era de esperar, recibió muchos ‘No’. Uno detrás de otro hasta que, finalmente, Yannick Ferrera, un joven entrenador belga que dirigía al Sint-Truiden de la segunda división, le dio una oportunidad.

“Nuestro primer rival en la liga juega mañana. Andá a verlos, grabalo, editalo y dame tu opinión dentro de dos días”, fueron las primeras palabras de Yannick. Allí encontró lo que estaba buscando, poder aplicar a la realidad los conceptos que le había dejado el Football Manager. Las horas y horas delante de la pantalla de la computadora familiar, jugando con su hermano, finalmente daban sus frutos.

No quería dejar pasar al chance e hizo un análisis exhaustivo del rival, mucho más detallado de lo que el entrenador esperaba. Dejó un muy grata impresión y, sin darse cuenta, se convirtió en el analista de video del equipo. Aunque no estaba remunerado, empezaba a cumplir su sueño.

“Al principio hacía análisis de vídeo, pero después pasé cada vez más tiempo sobre el césped. Sin que se dijera nada oficial, terminé convirtiéndome en algo así como su ayudante. Primero organizaba las jugadas de pelota parada, después algún rondo, de repente hacía una práctica de pases. Cada vez participaba más en los entrenamientos”, le contó a The Coaches Voice.

La alegría de Will Still tras el empate de Reims vs. PSG. AFP/Anne-Christine Poujoulat. El primer gran salto Ya con algunos pergaminos más, pasó a ser ayudante en el Lierse, también en segunda división, y allí le llegó la primera propuesta para ser entrenador. Ante el despido del DT principal, el propietario del club lo eligió a él.

A pesar de que Still no se mostraba convencido, en gran parte por el temor que le generaba asumir semejante responsabilidad, tomó el cargo con 24 años. “No me importan los demás. Me gustás vos. Tenés muchas buenas ideas y ya lo estás haciendo. Lo va a hacer vos”, dijeron para convencerlo. Y lo convencieron.

“Fue una locura. Pasé de ser un don nadie a alguien conocido, al menos localmente. De repente, me paraban en los negocios y salía en las noticias y en la TV”, recuerda, al tiempo que reconoce que en ese entonces “seguía probando cosas en el Football Manager”.

Hoy, el famoso diario del lunes muestra su rostro. Es que el pelirrojo de 30 años dirige al Reims que hace apenas algunas horas amargó al poderoso PSG de Messi, Neymar y Mbappe. Ya no tiene tanto tiempo para sentarse a jugar, pero le da gran valor a la influencia que ese videojuego tuvo en él.

“Nunca había pensado que el Football Manager hubiera podido influir en mi carrera, pero ahora que lo pienso está claro que sí. Me obsesioné con el juego de niño y encendió en mí el fuego que tengo ahora como entrenador”, destaca.

No dejó pasar el tren Si de aprovechar oportunidades se trata esta historia, su camino en el Reims sigue esa misma premisa. Empezó como ayudante de Oscar García Junyent, tras dirigir en la Primera de Bélgica al Beerschot, y ante el despido del DT español lo llamaron. Un nuevo llamado.

Comenzó como un ofrecimiento de seis partidos, los últimos antes del Mundial de Qatar, pero sus buenos resultados (dos victorias y cuatro empates) lo mantuvieron en el cargo. “Como el bichito que te pica en Football Manager, quería tener otra oportunidad como primer entrenador. Pero como en todas las etapas de mi carrera, no lo había planeado. En ningún momento pensé que sería entrenador del Stade de Reims. Y menos en ese momento”, recuerda sobre aquel momento.

Ya instalado en la élite y disfrutando de su tiempo en Francia, ahora sí se traza un objetivo claro: “El niño que hay en mí, ese que ganó todo en el Football Manager, me dice que me aferre al sueño de entrenar al West Ham, mi club”.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS