Guzmán descartó una devaluación y culpó al FMI por la demora en el acuerdo

0
34
guzman-descarto-una-devaluacion-y-culpo-al-fmi-por-la-demora-en-el-acuerdo

Una semana después de reunirse con el FMI y los inversores de Wall Street, Martín Guzmán volvió al llano con una charla pública en el Centro Cultural Kirchner. Allí, sin quitarse el traje, ratificó que no habrá una devaluación y culpó al FMI por las demoras en el cierre de un acuerdo, una semana después del acto organizado por la Cámpora en Plaza de Mayo contra el pago de la deuda.

“Hay muchos diciendo se viene una devaluación, el año pasado decían lo mismo, no pasó y no va a pasar. El Banco Central está acumulando reservas, tenemos superávit comercial, las exportaciones están creciendo y hay más resilencia”, dijo ayer por la tarde el ministro de Economía, en la antesala de una semana en la que se esperan nuevas presiones cambiarias.

“Tambien reestructuramos la deuda con los acreedores privados y no hay pagos de capital hasta junio de 2024, el problema de la carga de deuda es el FMI, se invierte la lógica, no es que entra por problemas en la balanza de pagos, sino que lo trajo Macri y tenemos que lograr que el Fondo deje de ser desestabilizante de la balanza de pagos”, sostuvo.

Sentado en el centro del escenario del salón Ballena Azul y sin despegarse de su anotador rojo, Guzmán apuntó contra el poder financiero, quienes “tratan de extraer lo más posible”, y responsabilizó también al FMI por el “síndrome de demasiado poco y tarde”, según el cual “las reestructuraciones tardan demasiado en iniciarse y cuando se terminan resultan insuficientes”.

El ministro conversó hace más de una semana con la titular del FMI, Kristalina Georgieva en Washington, quien no confirmó aún una decisión sobre la quita de sobrecargos y a la vez pidió un acuerdo que “sea visto como útil y creíble para la gente”. El visitante también le pidió que no salgan del país a los fondos extranjeros, quienes a su turno le reclamaron un cambio de rumbo.

Pero desde el CCK el titular de Economía rechazó una salida a la griega, con “austeridad fiscal”. “Hay quienes ponen a Grecia como ejemplo de lo que está bien, vos tenés que hacer un ajuste fiscal brutal en tanto tiempo y eventualmente  te baja suficiente el costo de crédito para acceder y no vamos a seguir ese camino”, sostuvo.

Guzmán citó como ejemplo al exministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, quien participó en forma virtual junto al excandidato presidencial ecuatoriano Andrés Arauz de la charla organizada por la revista Crisis. “Uno tiene la opción chocar con el FMI o la sociedad, creo que Martín y Andrés decidimos chocar con el FMI”, dijo el exencargado de negociar con la Troika en 2015.

En su intervención, el jefe del Palacio de Hacienda criticó a Juntos por el Cambio por haberse endeudado en dólares y la fuga de capitales a partir del 2018, dos problemas que vinculó con la brecha cambiaria, a la vez que apuntó contra el Fondo. “Acabar con la dependencia de FMI es acto de soberanía, ahora va a quedar claro que este FMI es un gran problema de la política económica”, dijo.

En medio de las críticas del exministro de Economía Amado Boudou, quien este domingo volvió a cuestionar a Guzmán y exigirle una negociación más dura con el FMI, el titular de Hacienda aseguró que “no existen internas en el Frente de Todos” y planteó que la negociación es con más de 190 naciones, y que “sale mejor cuando el Estado está más fuerte y cohesionado”.

En ese sentido, sostuvo que “se puede patear el tablero”, pero que “el rival también juega” y se pronunció por una “integración de la Argentina”, aunque reconoció que aún no hay un acuerdo cerrado. “No está cerrado, a quien deberían estar apurando debería ser al FMI, para que acepte sobrecargos”, explicó ante las críticas de la oposición y el sector privado.

Por último, Guzmán solicitó el apoyo al empresariado para encarar la próxima etapa de negociaciones en la gira que iniciará esta semana a Roma para la cumbre de líderes del G20. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA