Bill Wyman, el rolling stone que se acostó con más mujeres y abusó de una menor

0
42
bill-wyman,-el-rolling-stone-que-se-acosto-con-mas-mujeres-y-abuso-de-una-menor

Dejó a los Rolling Stones después de 32 años, por miedo a volar y cansado por las giras. Cuando tenía 47 años tuvo una relación con una adolescente de 13, con quien se casó y se separó. Coleccionista por vocación tiene el mayor archivo stone. El ex bajista de los Rolling Stones, Bill Wyman, cumple 85 años este domingo 24 de octubre y se convierte así en uno de los músicos más longevos del rock.

Bill Wyman abandonó la banda oficialmente en enero de 1994, debido a una implacable aerofobia que le impedía viajar en avión, a lo que se sumaba su agotamiento por las giras. De todos modos, canalizó su espíritu artístico con los Rhythm Kings, que fundó en 1995.

Su miedo a viajar en avión hizo eclosión durante la gira Steel Wheels/ Urban Jungle, un tour que tuvo a los Stones viajando por el mundo un año, entre agosto de 1989 y 1990 y que dejó una ganancia neta de 170 millones de dólares.

El baterista Charlie Watts, que tenía una excelente relación con Wyman, dijo que era una lástima su partida: “Se fue cuando empezábamos a ganar verdaderamente bien por nuestras giras”.

Bill Wyman en 2006. Este 24 de octubre cumple 85 años.

Motivos para irseSu partida de los Stones tenía también motivos personales como, por ejemplo, que la banda sólo interpretaba canciones escritas por los Glimmer Twins, es decir Mick Jagger y Keith Richards.

No obstante, Wyman compuso y cantó Another Land, incluido en el álbum Their Satanic Majesties Request y Downtown Suzie, en el disco compilado Metamorphosis, aunque cantada por Jagger. “Toda la música que rechazaban Mick y Keith la volqué en mis álbumes como solista”, señaló Wyman que lanzó su primer disco Monkey Grip, en 1974.

Wyman. a tono con las personalidades de la banda, también tuvo su historia oscura. No fue por abusos de sustancias sino por su relación con Mandy Smith, una adolescente de 13 cuando el bajista tenía 47. Si bien el vínculo terminó en casamiento, en junio de 1989, este caso de abuso mantuvo un perfil bajo en la prensa británica.

Bill Wyman y la joven Mandy Smith, en la boda de 1989.

El más realizadoPara el productor Andrew Loog Oldham, Wyman “es posiblemente el más realizado de los Stones” y parece bastante acertado el comentario.

Además de sus seis discos solistas, Monkey Grip, Stone Alone (1976), la banda sonora de Green Ice (1981), Bill Wyman (1982), Stuff (1992) y Back To Basic (2015); con los Rhythm Kings lanzó otros seis discos entre 1997 y 2018.

Publicó cinco libros, cuatro de ellos de tono biográfico que vendieron casi dos millones de ejemplares y un libro de fotografías Wyman Shoots Chagall, pintor que conoció en 1971, durante la estadía de los Stones en el sur de Francia, escapando de los altos impuestos del Reino Unido y de cuya experiencia salió el maravilloso álbum doble Exile on Main St.

También le interesa la arqueología; por ejemplo, durante las giras con los Rhythm Kings, a las que llegan siempre por vía terrestre, suele visitar excavaciones y, como si fuese poco, desarrolló un detector de metales que lleva su nombre.

En mayo de 1989 abrió Bill Wyman’s Sticky Fingers, un restaurante en Londres que debió cerrar, después de 32 años, en junio de este año debido a los problemas económicos devenidos por la pandemia.

Las mujeres, no las drogas Bill Wyman, para Andrew Loog Oldham, manager de los Stones, era “el más realizado”.

Mientras que los Stones fueron una banda identificada durante las primeras décadas de sus casi 60 años con las drogas, Wyman es un sobreviviente de los años más salvajes. En una entrevista admitió que más que las drogas y el alcohol, eran las mujeres lo que más le gustaba. “Las drogas eran difíciles de evitar, pero eran las chicas las que me volvían loco”.

Sabía llevar un diario que incluía las visitas de mujeres a los cuartos de los Stones y tras dos años de shows y de giras, su balance concluía así: Él, 278 mujeres; Brian Jones, 130; Mick Jagger, 30; Keith Richards, 6 y Charlie Watts, ninguna. La pregunta que queda flotando es ¿con tantas visitas, cómo hacía Wyman para estar atento a lo hacían sus compañeros?

La pedofiliaY precisamente, por el lado de las mujeres es que Wyman también tuvo su historia oscura, bastante oscura, por cierto y fue a raíz de su relación con una adolescente, Amanda Louise Smith, Mandy.

Bill Wyman con Mandy. Fue acusado de pedofilia, pero sin resultados en su contra.

El bajista la conoció cuando tenía 47 años, ella, sólo 13. Fue en 1984, al parecer en un pub, donde la niña entró con un documento falso. El vínculo se mantuvo en secreto hasta los 16 años de Mandy, momento en el que se comprometieron y, el 2 de junio de 1989, ya con 18, se casaron legalmente.

Podríamos decir que la prensa británica estuvo falta de reflejos frente a una clara situación de abuso de menores, aunque Patsy (madre de Mandy) estuvo de acuerdo con la relación. Por ejemplo, la periodista Victoria Coren, de The Guardian, admite haber estado confundida frente a un evidente caso de abuso de menores.

Wyman le produjo un disco, Mandy (1988), con muy poca suerte en todo sentido, tanto comercial como artístico, y la ayudó en su carrera de modelo. Ahora bien, el matrimonio sólo duró dos años. En 1991 se divorciaron y el bajista debió pagar 380.000 libras esterlinas.

Sobre esta relación que ponía nerviosos a todos en vista de la situación de que Mandy era menor de edad al momento de conocerse, Wyman declaró: “Fue un encuentro emotivo, especial y fue la única vez que sucedió en mi vida. Se ocultó a la prensa y tuve que mentir”, añadió el músico.

Más escándalos familiares Ahora bien, como si esta situación no fuese suficiente para escandalizarnos, el hijo mayor de Wyman, Stephen (nacido de su relación con su primera esposa, Diane Cory) se casó en 1991 con Patsy, la madre de Mandy. Se separaron dos años después.

La situación volvió a la tapa de los diarios, en 2013, cuando Mandy contó a la prensa que había tenido su primera relación sexual a los 14 años con Wyman. Su hermana exigió a la justicia el procesamiento del ex Stone.

Wyman en declaraciones al Daily Mail dijo que se presentó voluntariamente tanto en la policía como en la fiscalía para saber si lo estaban buscando y si querían hablar con él. La respuesta de las autoridades fue un concluyente no.

Wyman en la actualidad está casado con Suzanne Accosta y tienen tres hijas y viven en Londres.

Cómo llegó a los Stones Los primeros Stones. Charlie Watts, Brian Jones, Keith Richards,Mick Jagger y Bill Wyman. Foto AFP

William George Perks nació el 24 de octubre de 1936, en Lewisham, al sur de Londres. A los 10 años tomó lecciones de piano y en su adolescencia se cambió a la guitarra hasta que se pasó al bajo al darse cuenta que era lo que faltaba en su banda de tres guitarras y una batería.

Fue el baterista Tony Chapman que tocaba con Brian Jones, Keith Richards y Mick Jagger, quien le avisó que iban a hacer una audición porque buscaban bajista (Dick Taylor, el anterior, se fue en busca de mejores horizontes). Se presentó el 7 de diciembre de 1962, por la tarde en el pub Wetherby Arms, en Chelsea. Estaban Brian, Mick y Keith quienes, antes de tocar, le preguntaron por sus gustos musicales.

“Me gusta Chuck Berry (aprobado), también Jerry Lee Lewis y Eddie Cochram (desaprobado)”, contó el bajista.

Brian le dijo: “Somos una banda de blues, no de rock and roll” y quedó la situación algo tensa, aunque cuando Bill pagó una ronda de bebidas, convido cigarrillos a todos y les contó que tenía un bajo Vox AC30 y un equipo Watkins Westminster y que no le molestaba prestarlo, el ambiente se llenó de una energía positiva y lo aceptaron como nuevo integrante.

Durante la primera época de la banda, en las biografías Wyman aparecía como nacido en 1941, es decir, cinco años más joven. Para aquel mundo, un hombre de 26 años, como los que tenía cuando entró en los Stones, lo situaba en un lugar casi de anciano, de ahí que por razones de marketing ocultó el año de nacimiento.

Y en 1964 cambió legalmente su apellido Perks por Wyman, tomando el apellido de su amigo Lee Whyman, con quien había hecho la conscripción en la Real Fuerza Aérea.

Siempre tuvo una excelente relación con Brian Jones (1942-1969) a quien reivindicó en todo momento. “Nos llevábamos muy bien con Brian; compartíamos habitación en las giras. Los Stones fueron una creación de Brian, él condujo toda la primera época de la música de la banda, después sus problemas lo fueron corriendo de ese lugar de predominancia”, señaló el bajista.

“Era Brian el que buscaba lugares, armaba los repertorios y organizaba todo. Una vez estando en una cabina telefónica pidiendo una fecha para tocar, del otro lado le preguntaron cómo se llamaba la banda; él tenía un disco de Muddy Waters en la mano, lo dio vuelta y leyó Rolling Stone y así se terminó llamando el grupo. Fue su idea”.

Wyman junto con Charlie Watts fueron los únicos que asistieron de la banda al funeral del guitarrista, en julio de 1969.

Los Rolling Stones modelo ’68 (Keith Richards, Mick Jagger, Brian Jones, Bill Wyman y Charlie Watts), con el cineasta Jean-Luc Godard.

Y continúa: “Sin Brian Jones no hubiesen existido los Rolling Stones, hubiese habido una banda de Dartford (de donde eran Jagger y Richards) en la que ni yo, ni Charlie Watts hubiésemos estado. Él le puso nombre a la banda, reclutó a Mick y a Keith y decidió que estilo de música haríamos y antes que nosotros, ya estaba Ian “Stu” Stewart con Brian tocando blues”.

El bajista es un historiador desde adentro y, entre tantos, recuerda los registros de dos grandes discos de los Stones como Aftermath y Between The Buttons, grabados en los estudios RCA, en Sunset Boulevard, Los Angeles.

“Era un estudio gigantesco que inicialmente nos metió miedo; estábamos acostumbrados a grabar en Regent Sound, en Londres, que es como un cuarto de hotel. No podemos grabar acá -dijimos-, no vamos a conseguir el sonido que queremos”, contó Wyman en una entrevista, pero Oldham los ubicó en apenas una esquina; los encerró con diferentes biombos y pudieron conectarse con el sonido que querían.

“Brian en cuanto llegó se apropió de todos los instrumentos que andaban por ahí, el dulcimer, el sitar, una marimba y produjo todos esos sonidos. No teníamos preparado nada de todo eso, fue surgiendo de la inspiración de Brian. Recuerdo que el productor Jack Nietzsche nos dijo que jamás había visto que una banda entrase a un estudio sin preparación, sin pensar en cómo iban a hacer todo”.

Una provechosa carrera como escritorA partir de su separación de los Stones, Wyman comenzó una provechosa carrera de escritor ayudado por Richard Havers. Si bien hay bastante material en sus cuatro trabajos biográficos, Wyman sostiene que tiene material para hacer 10 libros más.

“En Blues Odissey hablo de situaciones específicas y con mucho material fotográfico del que dispongo, casi siempre de momentos fuera del escenario; hay escándalos, redadas de drogas, detenciones pero no es la vida que viví, son simplemente cosas que sucedieron”.

En su libro Stone Alone, Wyman reconoció que no fue muy amable con nadie. “Pretendían leerlo con un bolígrafo negro para corregirlo pero no es así. Es la verdad”. Andrew Loog Oldham lo llamó y le reprochó la falta de calidez para con él en la biografía, “pero no lo tomó a mal y seguimos siendo amigos, a otras personas no les gustó nada el libro”.

En septiembre de 2020, Wyman subastó unos 1000 artículos relacionados con los Stones, desde varios de sus instrumentos hasta fotos, tickets, premios, artefactos relacionados con las giras.

“Coleccionar y archivar han sido uno de los grandes placeres de mi vida y sin duda será uno de mis legados. Creo que es el momento adecuado para compartir mi archivo con el mundo”.

Es más fácil dejar ir estos artículos sabiendo que una parte importante de los ingresos que generan irán para tres asociaciones que respeto profundamente, el Prince’s Trust (entidad de ayuda a los jóvenes), MacMillan Cancer Support (de ayuda a los pacientes con cáncer) y el Central Caribbean Marine Institute, para la recuperación de la salud de los océanos y arrecifes”, explicó el músico.

Su histórico bajo Fender Mustang (el que utilizó durante la película Gimme Shelter, por ejemplo) se vendió en 380.000 dólares.

En 2016 le diagnosticaron cáncer de próstata del que logró recuperarse y seguir adelante con sus proyectos con los Rhythm Kings, su escritura y sus periplos arqueológicos.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA