Martín Guzmán y Juan Manzur respondieron duras preguntas de inversionistas en Nueva York y dijeron que el peronismo está unido

0
48
martin-guzman-y-juan-manzur-respondieron-duras-preguntas-de-inversionistas-en-nueva-york-y-dijeron-que-el-peronismo-esta-unido

El ministro de Economía Martín Guzmán y el Jefe de Gabinete Juan Manzur se reunieron este viernes en Nueva York con inversionistas, que les plantearon preguntas “agresivas” sobre la inflación y el programa con el Fondo Monetario Internacional, pero también sobre la tensión en la coalición de gobierno.

El mensaje de los funcionarios fue que, más allá de los “ruidos”, el Peronismo está unido y que es la única fuerza que puede solucionar los problemas de la Argentina. Pero, si bien la presentación de Guzmán-Manzur fue considerada como “profesional”, la credibilidad del Gobierno sigue complicada en Wall Street.

Guzmán llegó a Nueva York desde Washington, donde mantuvo durante toda la semana reuniones en el marco de la Asamblea del FMI y el Banco Mundial. Más allá de un respaldo al pedido argentino de que el Fondo revise la política de sobretasas, no hubo avances concretos en el programa de refinanciación de la deuda.

Manzur llegó desde Buenos Aires para incorporarse esta mañana a la reunión con inversores en el consulado argentino en Manhattan. El encuentro duró dos horas, amenizado con café y medialunas que se mezclaban con botellitas de alcohol en gel distribuidos en la mesa.

Asistieron un puñado de inversionistas con intereses en la Argentina, representantes de Gramercy, Golden Tree, Goldman Sachs,Morgan Stanley, JP Morgan, M2M, AdCap, Schroders, Black Rock, VR, Fintech, CarVal, PointState, Invesco, NWI Management y Redwood. La charla fue en español.

En un comunicado oficial, el Gobierno señaló que Manzur aseguró a los presentes que “un acuerdo positivo con el FMI es una prioridad nacional” y que ratifió que la voluntad de honrar la deuda “tiene consenso dentro del Frente de Todos ” y que lo llevarán al Congreso para un consenso político. El programa debe ser “sustentable y que permita al país continuar en la senda de recuperación y no impida, y por el contrario acompañe, el desarrollo”.

Guzmán, agrega el parte oficial, destacó la “importancia de fortalecer la sostenibilidad de la deuda, tanto desde el punto de vista macroeconómico como político”.

Según contó a Clarín uno de los asistentes del encuentro, que prefirió no identificarse porque hay un compromiso de reserva, los funcionarios fueron muy “profesionales” en su exposición y respondieron todas las preguntas que fueron “agresivas” sobre varios temas.

Se les preguntó por qué la inflación está imparable, por qué no se cerró antes un acuerdo con el Fondo, por qué hay tantas visiones distintas dentro del Gobierno y las respuestas fueron “las lógicas respuestas que se pueden dar a esos temas”, dijo la fuente.

Los funcionarios respondieron que están en Nueva York para dar confianza; que hay un compromiso de unidad; que el presupuesto es mejor que el del año pasado; que con el Fondo demoran porque buscan un acuerdo “sostenible” con consenso político; que prevén menor inflación el año próximo y que el control de precios no es ideal pero que “es solo una medida más”.

Pero el inversionista añadió: “El problema es que nadie les cree”. “Guzmán puede tener un plan que en teoría cierra en lo abstracto, pero después pasa a la realidad de la Argentina. Y no cierra”.

El aporte de Manzur a la reunión tuvo un eje claro: “Todo su mensaje fue recalcar la unidad del peronismo, la importancia del peronismo para la Argentina y que esa fuerza no fue la que creó los principales problemas”, dijo la fuente. Y que, fundamentalmente, ven al peronismo como “un solucionador de problemas” que generaron otros. Eso perdurará más allá del resultado de las elecciones de noviembre, afirman.

Sobre las tensiones en la coalición gobernante, Manzur destacó ante la audiencia que no hay peleas sino distintas opiniones porque la Argentina está en medio de un proceso eleccionario. Y que la oportunidad de generar consensos con la oposición, empresarios y sindicatos se dará cuando el Congreso tenga que aprobar el programa con el FMI.

Los funcionarios explicaron que ellos muestran al Fondo “un programa macroeconómico creíble, pero distinto al de Macri” y que el programa se demora por burocracias del organismo.

En Wall Street la sensación es que se va a llegar a un acuerdo, pero se verá hasta qué punto será relevante o provisorio. Y que hay un problema de indefinición política y de desbalances macroeconómicos que no están siendo atacados de la manera correcta.

“Guzmán y Manzur representan a una administración que no tienen mucha credibilidad en el mercado. Lo que dicen tiene su lógica, pero viniendo de esa administración en particular no se sabe bien qué peso tiene sus palabras”, afirman.

“Es la narrativa respecto de lo que realmente pasa”. Y después fue mucho más gráfico: “En Nueva York hablan como si fueran Finlandia y luego actúan como Fuerte Apache”.

Javier Timerman, del banco de inversión AdCap, otro de los que estuvo presente en la reunión, contó a Clarín que el encuentro “estuvo muy bien” y que como “las crisis argentinas son siempre por cuestiones más políticas que económicas”, los inversionistas vieron como “un buen gesto” la presencia de Manzur.

“Pero el problema de la Argentina es la credibilidad política sobre que los planes funcionen, que los compromisos se cumplan. Generalmente vienen los ministros, hablan con los inversores y esos mensajes no necesariamente tienen validez política”.

Timerman dio que el clima de la reunión fue bueno. “Se generó un buen vínculo, un buen dialogo, Guzmán pudo exponer su plan, que está plasmado en el presupuesto, y que es tratar de lograr aumentar las exportaciones, de reducir un poco el déficit fiscal sin hace un ajuste recesivo y mostró números. Pero la credibilidad la va a dar la política”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA