Con un Felix Auger-Aliassine brillante, Canadá superó a Australia y ganó por primera vez la Copa Davis

0
13
con-un-felix-auger-aliassine-brillante,-canada-supero-a-australia-y-gano-por-primera-vez-la-copa-davis

El equipo canadiense gritó campeón por primera vez. Auger-Aliassine venció a De Miñaur y Shapovalov a Thanasi Kokkinakis. “Denis y yo crecimos juntos soñando con ganar la Copa Davis”, dijo el 6 del ranking.

Felix Auger-Aliassine tuvo un final de temporada extraordinario. En el último mes de actividad en el circuito ATP disputó cinco torneos, ganó tres (en semanas consecutivas se coronó en los 250 de Florencia y Amberes y el 500 de Basilea), llegó a las semis del Masters 1000 de París y jugó por primera vez en el “Torneo de Maestros” de Turín. Así, escaló hasta el sexto lugar del ranking, su mejor ubicación. Y este domingo, cerró el 2022 con un título soñado: venció por 6-3 y 6-4 a Alex De Miñaur (24°), selló por 2 a 0 el triunfo de Canadá en la final de la Copa Davis ante Australia y le regaló a su país su primera Ensaladera de Plata.

Un rato antes, en el primer duelo de la serie por el título, en Málaga, Denis Shapovalov, 18° del mundo, había derrotado por 6-2 y 6-4 a Thanasi Kokkinakis (95°) y le había dado la ventaja inicial a los norteamericanos.

Canadá se convirtió así en el decimosexto país en ganar la Davis y se sumó a la lista de campeones que encabeza Estados Unidos, con 32 títulos. Una lista que no sumaba un nombre nuevo desde la inolvidable consagración de Argentina en 2016. 

Auger-Aliassime, de gran cierre de temporada, lideró a Canadá hacia su primera Ensaladera. Foto Thomas COEX / AFP Australia, con 28, es el segundo equipo más ganador de la competencia, pero el peso de su gloriosa historia en la competición no le sirvió de nada ante el acierto de los dos jugadores canadienses.

Auger-Aliassime llegó a Málaga como el jugador con mejor ránking de los ocho equipos de la Fase Final y extendió el gran momento que había vivido en el circuito profesional en la cancha del Palacio de los Deportes José María Martín Carpena, donde firmó una actuación sin fisuras.

En cuartos de final, se llevó su punto de singles ante Oscar Otte, el mejor rankeado de Alemania en el torneo, y colaboró para la victoria por 2 a 1 ante los germanos.

Se deshizo con solvencia en semifinales de Lorenzo Musetti, otras de las jóvenes promesas que está empezando a ganar protagonismo, para igualar un choque ante Italia que Canadá había arrancado en desventaja, y salió media hora después de nuevo a la cancha para sustituir en el dobles a Shapovalov, formar pareja con Vasek Pospisil y derrotar a Fabio Fognini y Matteo Berrettini en el dobles decisivo.

Y en la final, no le dio chances a De Miñaur. El norteamericano, de 22 años, triplicó en tiros ganadores a su rival (16 contra 5), le quebró el saque una vez en cada set (para 5-3 en el primero y 2-1, en el segundo) y brindó al público una exhibición de su derecha, afilada, precisa y letal.

Su triunfo desató el festejo canadiense, que había comenzado tras la victoria de Shapovalov. El nacido en Israel -su familia llegó a Canadá cuando él tenía apenas 9 meses de vida- se redimió en la final, luego de haber perdido sus dos singles en las rondas previas: frente a Jan-Lennard Struff en cuartos -donde sí había formado parte del dobles ganador junto a Pospisil- y frente a Lorenzo Sonego en semis.

Pero ante Kokkinakis, pudo sacar su mejor versión. Abrió el partido con dos quiebres consecutivos y se adelantó 4-0. Confiado, todo le salía bien y en 33 minutos tenía el set en el bolsillo.

El australiano, frustrado, perdió la paciencia y empezó mostrar su enojo cada vez más. Y Shapovalov, muy concentrado, aprovechó su potente zurda para encaminar también el segundo parcial cuando se puso 4-2 en el marcador. No lo cerró tan fácil, porque cuando sacaba 5-2 para sellar la victoria, perdió su único break de la tarde. Pero no se desesperó y poco después, pudo festejar y darle el primer punto a su país.

Canadá conquistó así el primer título de su larga historia en la Davis, competencia que disputó por primera vez en 1913. Ese año alcanzó las semis, al igual que en 2013. Pero tuvo que esperar hasta 2019 para disputar su primera final, que perdió ante España en Madrid, con un equipo liderado también por Auger-Aliassime y Shapovalov.

El año pasado, había finalizado tercero en el grupo B de la Fase Final, detrás de Kazajstán y Suecia. Así, no se había clasificado a las Finales de este 2022 y tuvo que disputar los Qualifiers en marzo, en los que perdió por 4 a 0 ante Países Bajos en La Haya.

Pero un par de semanas después de esa dolorosa derrota, La ITF le otorgó una wild card para la cita de Málaga, para ocupar el lugar que había dejado libre Rusia, campeón en 2021 y excluido en esta temporada de todas las competencias por países por la invasión a Ucrania. Y los canadienses no desperdiciaron la oportunidad.

“Las emociones son difíciles de describir”, afirmó Auger-Aliassime en medio de los festejos. “Denis y yo crecimos juntos, soñando con este tipo de escenarios, soñando con ganar la Copa Davis. Es un gran momento para mí y para el país”.