Con las figuritas no alcanzó

0
2
con-las-figuritas-no-alcanzo

Antes de que fluyera el petróleo por el suelo qatarí, los habitantes de estas tierras vivieron de la búsqueda de perlas en su suelo submarino. Una actividad durísima que cuando había suerte, se veía recompensada con el dinero que se pagaba por ellas en París. Por eso, en el corazón del paseo marítimo de Doha, el monumento a la Perla es su punto más emblemático.

Suiza 1-0 Camerún El Estadio Ciudad de la Educación también está en Al Rayyan, al oeste de Doha. Se construyó en la Ciudad Universitaria, tiene capacidad para 40.000 personas, pero se reducirá a la mitad una vez terminado el partido de cuartos de final, que es el último que se jugará en este estadio. Aquí vemos como los suizos derrotan a Camerún con un solitario gol de Breel Embolo, que no lo grita porque es camerunés nacionalizado suizo. El relojito siempre funciona.

Uruguay 0-0 Corea del Sur Sale Uruguay a calentar liderado por su capitán Diego Godín que saluda al público y recibe un “soy Celeste, soy Celeste” como respuesta. Enfrente estará Corea del Sur, dirigida por el portugués Paulo Bento, aquel que fracasó estrepitosamente junto a Cristiano Ronaldo en Brasil 2014. No podemos negar que asusta Son Heung Min, el hombre de la máscara, la estrella coreana.

Los coreanos empiezan mejor, mueven bien la pelota en defensa y atacan con pelotazos largos cruzados, a la espalda de los laterales uruguayos. Uruguay no genera fútbol, solo llega a los ponchazos. No tiene llegada por afuera, y Luis Suárez se la pasa persiguiendo a la familia Kim sin oler el balón.

El que llega muy en forma es el Federico Valverde, agarra un pelotazo de Godín y tira el primer tiro al arco. Los pelotazos de Godín empiezan a levantar a Uruguay, Pellistri gana por afuera y Darwin no llega por poco. Ahora se juega en campo coreano. Por poco no llega otra vez Darwin a un pase largo de Olivera.

Corea recupera la pelota, la maneja bien desde atrás, con Kim Minjae como referente. Se meten tocando hasta el área, Kim Moonhwan le sirve un centro perfecto para la definición a Hwang Uijo, pero el delantero centro coreano le pega horrible. Es la primera clara. Qué flojo está José María Giménez. Se le va muy fácil Lee Jaesung y tiene que salvar las papas Godín.

Uruguay corre el contraataque, Valverde y Pellistri están rapidísimos por la derecha, el centro del extremo del Manchester United lo despejan al córner. Allá arriba, el que cabecea siempre es Diego Godín, les gana a todos, y su frentazo se estrella contra el poste. Decían que el faraón no estaba para jugar, que apenas había disputados unos minutos en Vélez, en su cuarto Mundial sigue siendo el bastión de Uruguay. Así termina el primer tiempo, con los centros volando por el área coreana. El empate es justo, cada uno con sus armas, la más clara fue celeste.

Pase celestial de Godín, desborde de Darwin que rompe a Kim Minjae, el central del Napoli, y su centro atrás lo saca el arquero. Entra Cavani por Suárez, no tenés historia, charrúa, vaya par de figuritas. Vuelve a crecer Uruguay con el transcurso del juego, pero su mejor arma ofensiva son los pelotazos frontales de Godín, eso lo dice todo.

Alonso busca un poco más de fútbol metiendo a Nicolás De la Cruz, el enganche de River. Cavani y Darwin pesan arriba, el del Valencia la pelea en la frontal, y el del Liverpool la tira apenas desviada. A Uruguay no le da para asumir su condición de favorito. Avanza con mucha cautela. Todos menos Fede Valverde, que saca uno de los derechazos que lo han hecho goleador del Real Madrid esta temporada, y destroza el poste del arquero coreano.

Responde Corea, aprovecha un regalo del arquero Sergio Rochet, y Son le pega fuerte, abajo, desviado. El Pajarito quiere ser halcón, va al piso, enciende a la tribuna, pero Giménez está peor que el Atleti, y la apaga con un control deplorable. Córner para Uruguay en la última jugada. Como contra Egipto hace cuatro años. Va toda la vieja guardia, el álbum completo a buscar el cabezazo: Godín, JoseMa, Cavani, Cáceres… pero Kim Seunggyu la descuelga en el aire. Uruguay 0, Corea del Sur 0. Esta vez con las figuritas no alcanzó.

Portugal 3-2 Ghana En el otro partido del grupo, entre Portugal y Ghana, Cristiano Ronaldo se fabrica un penal y lo convierte, pero Kudus desborda y asiste al aún vigente André Ayew que lo empata. La alegría africana duró cinco minutos, João Félix definió ante la salida del arquero con toda esa calidad que atesora, Rafael Leão lo liquidó con un tiro bajo cruzado. El cabezazo de Osman Bukari en el noventa le dio tanta emoción al descuento, que cuando Diogo Costa pensó que lo tenían ganado, puso la pelota en el piso sin saber que detrás lo tenía a Iñaki Williams, el del Bilbao se la robó y estuvo a punto de marcar de media vuelta, no fue el empate por poco. Un buen comienzo de los de Cristiano que pone en jaque a Uruguay. 

Brasil 2-0 Serbia El último partido de la primera fecha era la presentación de Brasil, otro de los candidatos. Candidato porque mezcla una extrema solidez defensiva, con la samba de Neymar, el descaro de Vinícius, y el oportunismo de Richarlison. El nueve de Brasil marcó un doblete, el primero estando donde hay que estar, y el segundo con una tijera de media vuelta que fue un escándalo Debut de gala para la canarinha.

Andrés Margolles, desde Doha, Qatar