Por qué Red Bull observa con preocupación que le reaparece un viejo rival en el campeonato de Fórmula 1

0
8
por-que-red-bull-observa-con-preocupacion-que-le-reaparece-un-viejo-rival-en-el-campeonato-de-formula-1

Max Verstappen fue el gran ganador del Gran Premio de Francia de Fórmula 1. El neerlandés aprovechó el accidente de Charles Leclerc para anotarse su séptima victoria de la temporada, afianzarse como líder del campeonato y ampliar a 63 puntos la ventaja sobre el monegasco, segundo en la tabla de posiciones. Pero la jornada en el circuito Paul Ricard fue también muy dulce para Mercedes, que por primera vez en el año subió a sus dos pilotos al podio: Lewis Hamilton finalizó segundo en la que fue su 300ª carrera en la categoría reina y George Russell, tercero, por delante de Sergio Pérez.

La escudería alemana, que había comenzado el 2022 con muchos problemas en su auto, mostró que el trabajo que vienen realizando sobre el W13 está dando resultados. Y en Red Bull, su gran rival del año pasado, tomaron nota. “Se puede ver que se están acercando”, afirmó Christian Horner, director del equipo austríaco, al comparar los rendimientos de sus propios coches con los de las Flechas de Plata en la carrera del domingo.

“Ya estaban hablando muy bien de sus posibilidades antes de llegar al fin de semana y creo que al final estaban en lo cierto. Al final de la carrera, Max había sacado una ventaja razonable y estaba relativamente cómodo. Pero sí, se nota que poco a poco están recortando la distancia”, agregó.

“Se nota que se están acercando”, reconoció Horner, director de Red Bull, sobre los Mercede. Foto HAMAD I MOHAMMED/AFP

No es errada la lectura de Horner. Los Mercedes mejoraron mucho desde el comienzo de la temporada. Pero todavía les falta para darles pelea a los Red Bull y a los Ferrari, que a pesar de la decepción del domingo, son de los más fuertes de la parrilla.

El equipo alemán, gran dominador del Gran Circo durante los últimos ocho años, tuvo su peor arranque de campeonato desde el inicio de la era híbrida en 2014: apenas dos podios en las primeras cuatro fechas.

Hamilton, fue tercero en la primera cita del año, en Bahréin, y no volvió a conseguir un top 3 hasta la novena, el 19 de junio, en Canadá. Russell pudo sacarle mejor rendimiento a su coche y terminó entre los cinco mejores en todas las carreras, excepto la décima, en Gran Bretaña, que abandonó tras dañar su coche en el accidente que terminó con el increíble vuelco del Alfa Romeo del chino Guanyu Zhou. Pero su consistencia no se condecía con la calidad de los coches. 

I couldn’t help but mention the porpoising Mercedes team, the car looks naive, Lewis and Russell were out of Q3 today.

All image rights to @F1 and F1tv pic.twitter.com/57McwdelcI

— F1Moments (@F1Moments6) April 22, 2022 Sus monoplazas, al principio, eran “inmanejables”, una calificación que usaron varias veces tanto Hamilton como Toto Wolff, director del equipo, quien llegó a afirmar que no se merecían tener en sus filas a un siete veces campeón mundial. Durante las primeras fechas sufrieron más que el resto de la parrilla con la fiabilidad y el “porpoising”, ese rebote que se genera por el efecto suelo y afecta a los coches en las rectas, a alta velocidad, reduciendo su rendimiento e incomodando a los pilotos. Pero en Mercedes no se dieron por vencidos y siguieron buscando la manera de desatar el potencial que veían en el auto.

El heptacampeón y su compañero pasaron muchas horas en las fábricas de la escudería, colaborando con los equipos de mecánicos para ir mejorando cada uno de los componentes. Y el esfuerzo dio resultado.

En la previa del Gran Premio de Francia, Horner ya había reconocido: “Las últimas dos carreras fueron bastante decentes para ellos y no han tenido ningun problema con el ‘porpoising’, así que se ve que lentamente están logrando volver a la pelea. Creo que serán uno de los posibles ganadores en esta fecha”.

El pronóstico del director de Red Bull no se cumplió, pero Mercedes sí dio un paso adelante en Le Castellet. Hamilton firmó su cuarto top 3 consecutivo y su mejor resultado del año y el equipo celebró un doble podio por primera vez en este 2022. Por eso, no sorprendió la alegría en el box alemán, después de ver la bandera a cuadros. Aunque no tardó en aparecer la cautela, y con razón.

En el circuito galo, la clasificación no dejó los tiempos esperados. En la carrera, Lewis partió cuarto, se robó en la largada el tercer lugar y trepó al segundo después del accidente de Leclerc; pero estuvo lejos de pelearle el triunfo a Verstappen. El neerlandés cruzó la meta con una ventaja de más de diez segundos sobre el británico. Y aunque Russell, que largó sexto, le quitó el último escalón del podio a Pérez en las últimas vueltas con una gran maniobra, tuvo en ese sobrepaso una gran ayuda del mexicano, que se durmió, frenó demasiado y le dio todo el tiempo y el espacio del mundo para pasarlo.

El mismo Hamilton reconoció tras la carrera que su coche sigue siendo demasiado lento en las rectas, algo que tienen que corregir para aspirar a volver a sumar esas victorias que hasta 2021 eran moneda corriente para él.

“Ese es uno de los mayores déficits. Si perdés cuatro, tres décimas, en la recta, no hay nada que puedas hacer al respecto. Tenemos que mejorar eso para el futuro”, comentó el heptacampeón, sexto en el campeonato, a 106 puntos de Verstappen, que igual celebró la evolución que viene experimentando. 

“No creo que George y yo esperáramos ser segundo y tercero. Es un resultado increíble. La fiabilidad es una cosa en la trabajamos mucho, así que una enorme felicitación al equipo, sin todos los que lo integran no podríamos hacer conseguido este doble podio. Se pudo ver en la carrera, podemos al menos presionar un poco, así que espero estar cada vez más cerca”, comentó.

Wolff también reconoció que el W13 “quizás no es lo suficientemente bueno para el campeonato del mundo en este momento”, pero destacó la entrega de sus pilotos -Russel marcha quinto en la tabla, con 90 unidades menos que el líder- y hasta se animó a “bromear” sobre el progreso del auto, asegurando que seguirían mejorándolo durante el parate de verano, que arrancará después de la carrera del próximo domingo, en Hungría.

“Escuché que Toto dijo que van a trabajar en el auto durante las vacaciones… Eso sería ilegal”, comentó, con una sonrisa Horner, consciente que el comentario de su par de Mercedes había sido una broma. Pero volvió a recalcar que los coches del equipo alemán están empezando a “preocuparlo” cada vez más.

“Es un hecho, se puede ver que están cada vez más cerca”, reiteró, sin dudar.

La “amenaza de las Flechas de Plata” está creciendo, a ritmo lento, pero seguro. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA