Jorge Liotti: “Sergio Massa visualiza un desembarco en el Gabinete con poderes fuertes”

0
11
jorge-liotti:-“sergio-massa-visualiza-un-desembarco-en-el-gabinete-con-poderes-fuertes”

En diálogo con Modo Fontevecchia (Radio Perfil FM 101.9 y Net TV), el periodista Jorge Liotti analizó el desenlace del gobierno del Frente de Todos y una posible emergencia de Massa en este contexto de crisis: “Sergio Massa visualiza un desembarco en el Gabinete con poderes fuertes”, expresó y agregó qué tanto el presidente de la Cámara de Diputados como la vicepresidenta y el presidente “se hunden”. 

Titulaste tu nota Desenlace inconcluso lo que resulta un oxímoron. ¿Continúa enlazado el dilema que vive hoy la Argentina?

Me parece que lo que estamos viendo es el reflejo de lo que hasta ahora había sido la estrategia a la que recurre actualmente el presidente Alberto Fernández que es introducir pequeñas modificaciones para ir ganando tiempo y ver si se revierte la situación económica.

Lo que supuestamente él tiene como expectativa es una reactivación y ese modelo de ir ha extendido los plazos sin transformaciones o reformas importantes en su equipo o el rumbo económico. Eso fue dejando sin oxígeno ni margen. Eso expone al presidente a opciones que le parecen más complejas y traumáticas como las demandas que le vienen haciendo tanto Cristina Kirchner como Sergio Massa para un reformateo del equipo y las dinámicas de gobierno.

También para fortalecer el área de la política económica que ha sido no solamente floja, sino que se ha agravado a partir del recambio en el ministerio de la economía a partir de una administración deficiente de la crisis que se generó con la salida de Martín Guzmán. No han podido regenerar expectativas. Todo este cuadro da la sensación de un desenlace que no se termina de producir pero que me parece inevitable y lo ideal sería que el propio presidente asuma el protagonismo antes de que los hechos sobrevengan. 

¿Será Sergio Massa el que venga a producir el desenlace del Gobierno?

Es el que se muestra más predispuesto y el que exhibe algún interés. Para desandar, gran parte del problema tiene que ver con las expectativas y los objetivos de los tres referentes del Frente de Todos quienes son muy divergentes. Alberto Fernández busca ganar tiempo y salvar su gestión para poder llegar con aire al 2023.

En algún momento se ilusionaba con una reelección pero hoy es muy difícil pensar en eso. Pero no te diría que es una mirada de un presente absoluto. Está mirando el día a día. Cristina busca salvar el proyecto política que ella encabeza y acompaña La Cámpora a partir de un diagnóstico negativo de la realidad, incluso electoralmente.

Su objetivo es no dañar el instrumento que ella creó y tratar de llegar con alguna expectativa a 2023 para salvar la provincia de Buenos Aires y prepararse para una resistencia opositora con ella como referente. Sergio Massa tiene la expectativa de un protagonismo mayor y visualiza un desembarco en el Gabinete con poderes fuertes para posicionarse y quedarse con esa candidatura.

Esa expectativa de Massa que ya surgió el fin de semana que salió Guzmán y entró Batakis, y que ahora se reactivó, reaparece en gran medida por la insistencia de Massa y porque Cristina no ofrece un paquete parecido.

Al mismo tiempo, en ese fin de semana, cuando Alberto y Cristina hablaron anularon esa alternativa y eligieron a Batakis como una decisión minimalista. Fernández vería como una amenaza un eventual desembarco de Massa y hay que ver hasta qué punto él sienta a la situación acuciante para aceptar un movimiento que él ha resistido hasta ahora. 

Carlos Selva: ‘Ni Sergio ni nadie podrían darle una nueva impronta al Gobierno sin un consenso político transversal’

Nuria Am (NA): A raíz de las entrevistas que tuvimos esta semana, se habla de una Cristina que perdió poder. Los tres referentes del Frente de Todos tienen expectativas distintas. Corriendo a Sergio Massa, entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, ¿crees que ambos tienen proyectos distintos pero con menos poder?

El presidente ha sufrido una erosión significativa. Se agravó con la salida de Guzmán, que ha sido su escudo que absorbía toda la demanda de reclamos por la situación económica y él tenía como discurso el “Yo confío en Guzmán y en que los números van a mejorar en el segundo semestre” y eso lo protegía. Pero la salida del ex ministro lo encontró vulnerable y hasta hoy ha tenido un comportamiento errático en público y en privado.

El presidente enfrenta una situación de debilidad porque él es más un continuista que un reformista. En el caso de Cristina que ha avanzado en términos de capacidad de decisión, para Alberto también es una trampa. Guzmán también era para ella una buena excusa para responsabilizar a Guzmán y al presidente también, por lo que ella consideraba un rumbo errático en lo económico.

Ella cuestiona el acuerdo con el FMI, estaba en desacuerdo con los recortes para lograr un equilibrio fiscal. Con Guzmán afuera y la entrada de Batakis, Cristina se ve obligada a sostener institucionalmente a Alberto Fernández para que el derrumbe no se produzca y por eso acepta la secuencia de reuniones con él, manda a sostener a Batakis. Kicillof está permanentemente hablando con ella por indicación de Cristina. Pero al mismo tiempo ella no quiere quedarse pegada con las medidas y decisiones por eso no la apoya públicamente. Está en un dilema muy incómodo.

NA: ¿Hoy tiene más poder Alberto Fernández o Sergio Massa? Poder respecto a lo que se maneja fuera del orden institucional ya que hablamos del presidente de la Nación.

La cúpula está trabadísima de una forma que hacer una cuantificación de poder es riesgoso. Podría tener poder si efectivamente le abren las compuertas de una reformulación de Gabinete y él asume con poderes amplios y no hacerse el ganador de la jugada ahora.

Guzmán salió como el perdedor de esa jugada porque Alberto y Cristina finalmente le vetaron el ingreso. Hoy Massa está en una situación expectante siempre y cuando no se concrete una modificación en la que Alberto acuerde con Cristina su ingreso. Alberto está muy debilitado y Cristina tiene este dilema. En este contexto los tres pierden. Los tres se hunden y se enfrentan a demandas fuertes de sus sectores. Alberto de ese albertismo que nunca se terminó de concretar, sus ministros que le reclaman dar un giro más claro y a Massa a quien le hicieron planteos por no reformular el Gabinete.

En el kirchnerismo hay una verticalidad absoluta pero hay voces que plantean que estas reuniones secretas y la falta de respaldo a Batakis no le está haciendo mal a la coalición y que eso contribuye a un desgranamiento. A alguno le conviene esta situación y por eso hay una gran expectativa de que en el corto plazo pueda haber un giro más nítido para recuperar iniciativa de agenda. 

También te puede interesar