Azúcar, aceites, papelería, entre los 10 artículos más difíciles de conseguir

0
12
azucar,-aceites,-papeleria,-entre-los-10-articulos-mas-dificiles-de-conseguir

La presión del dólar blue y la incertidumbre impacta de lleno en las góndolas. Supermercados, autoservicios almacenes y kioscos señalan que se complica el nivel de abastecimiento porque los proveedores racionan las entregas o porque aplicaron fuertes aumentos. Azúcar, aceites, papelería, café, lácteos, pilas, yerba, bebidas, galletitas y envasados son las 10 categorías que encabezan el ranking de las quejas comerciales.

“Hay problemas en azúcar, harinas, aceites y todo lo que es papelería pero no es algo general. Sí hay disponibilidad a nivel categoría, pero se ven algunos quiebres, faltantes o demoras en el envío de algunos productos”, describe Javier González, de la consultora Nielsen. Si bien aclara que todavía “no es algo alarmante”, dice que se empieza a notar algo de escasez.

El nivel de remarcaciones se aceleró tras la renuncia de Martín Guzmán al Ministerio de Economía. A esto se suma el endurecimiento del cepo a las importaciones, que entorpeció la entrada de insumos y encareció la producción local. “En estas dos semanas, el costo del azúcar saltó de 107 a 170 pesos y te ponen un tope de dos bultos por persona”, graficó Fernando Savore, titular de la cámara de almaceneros bonaerenses. Algo similar ocurre con el aceite.

“En todo lo que es papelería (papel higiénico, rollos de cocina y servilletas) vino con 40% de aumento”, se lamentan desde las cadenas. En el supermercadismo dicen que en muchos casos (yerbas, galletitas, enlatados, harinas y pastas secas, entre otros) los proveedores entregan por cuotas, más allá de los pedidos. Y que por este motivo en las góndolas se observan huecos o que faltan variedad de marcas y formatos. “Esto va más allá de la coyuntura y la crisis actual, como es el caso de los lácteos”, subrayó una fuente del sector.

Todo ocurre en un contexto de aumentos preventivos por cobertura frente a una eventual devaluación del dólar oficial y las compras de stockeo (recalentamiento de la demanda) que realiza la gente que gasta pesos para contrarrestar la pérdida del poder adquisitivo. El cimbronazo impactó de lleno en el programa Precios Cuidados, que abarca a casi 950 productos con subas reguladas. Desde las cadenas aseguran que el nivel de cumplimiento cayó por debajo del 50%, el peor nivel desde que se implementó en 2014.

Los hipermercados tienen más espaldas para negociar con los fabricantes. Eso no ocurre con el resto de los formatos comerciales. Un estudio de la consultora Scanntech, que mide en comercios de cercanía (donde no llega Precios Cuidados), los precios de los productos masivos aumentaron en la primera quincena de julio 5,5%: alimentos (5%), bebidas (5,1%), cuidado personal (8,4%) y limpieza (4,9%). No obstante, se registran mayores ventas en golosinas, snacks, congelados y bebidas energizantes, entre otros.

A diferencia de los hipermercados, el comercio de proximidad (almacenes, fiambrerías, autoservicios, cadenas independientes y kioscos) se abastecen en mayoristas, distribuidores y proveedores con distintos grados de complejidad. Sus costos varían en función del volumen de compra, su ubicación geográfica y la clientela a la que atiende. El canal concentra más del 65% de las ventas de artículos básicos, según coinciden las consultoras especializadas.

La volatilidad del dólar repercute en los precios, sobre todo en los productos importados directamente. A principios de mes, las pilas (que son importadas) aumentaron 17% en los kioscos y la semana pasada subieron otro 17%. Lo mismo ocurre con las hojas de afeitar y algunos preservativos. El lunes pasado, los cigarrillos subieron 10%.

Víctor Palpacelli, presidente FASA (Federación Argentina de Supermercados, la cámara que agrupa a las cadenas del interior) comenta que los precios subieron 10% en promedio en los últimos 15 días. Y si bien recalca que “no hay desabastecimiento” reconoce que “hay quiebres de stock en algunas categorías”.

Palpacelli coincide en “la profundización del problema de la papelería” y que en algunos casos se cortó o disminuyó la entrega de pedidos “o se cambiaron las condiciones de venta”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA