Se graduaron los primeros pacientes ambulatorios del Centro Manantial

0
34
se-graduaron-los-primeros-pacientes-ambulatorios-del-centro-manantial

Ayer recibieron los certificados de finalización de los cursos de panadería y electricidad, dictados por la Universidad Popular de Misiones. El año pasado no los dictaron debido a la pandemia.

TALLERES. Panadería y electricidad fueron los más votados en una encuesta realizada a los pacientes ambulatorios.

Se graduaron los primeros pacientes ambulatorios del Centro Asistencial Manantial y participantes de los distintos puntos preventivos. Ayer recibieron los certificados de los cursos de panadería y electricidad, dictados por la Universidad Popular de Misiones (UPM).

Primera experiencia El año pasado, el Ministerio de Prevención de Adicciones y Control de Drogas y la UPM firmaron un convenio de trabajo con el objetivo de darle herramientas a los pacientes ambulatorios para capacitarse en algún oficio y tener la posibilidad de comenzar un emprendimiento para generar ingresos. Sin embargo, debido a la pandemia solo pudieron dictar un taller navideño en el Centro Manantial.

“Los alumnos aprendieron a hacer budines, pan dulce y masitas navideñas, pero fue muy breve. Este año arrancamos con todas las fuerzas”, dijo a PRIMERA EDICIÓN la rectora de la universidad, Laura Traid.

En total, se inscribieron más de 30 personas, de las cuales 19 se anotaron en electricidad y cerca de 15 en panadería. De ellos, “se recibieron 12 en electricidad y siete finalizaron el curso de panadería”.

A pesar del porcentaje de deserción, Traid destacó que “para nosotros el número de graduados es muy bueno, porque hay que tener en cuenta que son personas que presentan algún desorden en su conducta. Que hayan podido sostener un curso durante tanto tiempo, siendo que nosotros exigimos el 90% de asistencia para poder aprobar, es un resultado súper provechoso”.

Además de ayudarlos a generar una posible fuente de ingresos, los cursos de la UPM también colaboran con el tratamiento de los pacientes. “La UPM no sólo capacita en oficios, sino que también trabaja mucho con el valor propio y autoestima”, dijo.

En este sentido, explicó que “por lo general, las personas que transitan algún tipo de adicción tienen una autoestima muy baja y creen que no van a poder terminar lo que se propongan”.

Con la entrega de los certificados, se demostró lo contrario. “Nuestros cursos son exigentes. Los alumnos tienen exámenes escritos y prácticos, y que hayan podido aprobar y reciban su certificado, les demuestra que sí pueden hacer esto y mucho más”, cerró.